LA HISTORIA DEL DIARIO "LE VINGTIEME SIECLE". Por Jorge Arnanz.


Le Vingtième Siècle fue un diario belga de catolicismo conservador nacido el 6 de junio de 1895. Aunque se inspira en la encíclica Rerum Novarum y el catolicismo social, el periódico no puede considerarse el funcionario de la Liga Democrática. Uno de sus fundadores fue Georges Augustin Helleputte, también conocido con el nombre de Joris Helleputte, nacido en Gante el 31 de agosto de 1852 y fallecido en Lovaina el 22 de febrero de 1925 (a los 72 años), arquitecto, ingeniero de puentes y carreteras, profesor universitario y un político belga miembro del Partido Católico. Después de estudiar humanidades en el Royal Athenaeum de Gante y de haberse formado en la Universidad Estatal de Gante de 1868 a 1873, de la que se graduó como ingeniero-arquitecto de puentes y carreteras en 1874, fue nombrado profesor de la escuela e ingeniero de la Universidad Católica de Lovaina. 


  
Número del Vingtiéme Siècle


Joris Helleputte


También desarrolló una carrera paralela como arquitecto-constructor de 1874 a 1896, así como una actividad política y cultural dentro de asociaciones flamencas como los Davidsfonds, de la que fue presidente, y los Boerenbond.

Realizó una obra construida que Eugène De Seyn describe como una obra de notable valor arquitectónico. Su labor como ingeniero también fue de gran calidad y Helleputte fue llamado a la presidencia de los Congresos Internacionales de Navegación Interior y Marítima. Fue representante del estilo neogótico que trató de forma original, mezclando ladrillo y madera. Fue nombrado Ministro de Estado en 1912. Era cuñado de François Schollaert, con cuya hermana Louise Schollaert se había casado.

Joseph d'Ursel fue otro de los fundadores.
Segundo hijo de Léon, quinto duque de Ursel (1805-1878), y su segunda esposa, Henriette d'Harcourt, se convirtió, tras la muerte de su hermano mayor y la de su padre, en el sexto duque de Ursel. Se había casado en 1872 con Antonine de Mun, hermana del conde Albert de Mun.



Joseph d'Ursel

Fue consejero provincial de Amberes (1878-1885), luego gobernador de la provincia de Hainaut (1885-1889) y alcalde de Hingene (1878-1903). Fue gobernador de Hainaut durante las huelgas de 1886. Impresionado por estos acontecimientos, se interesó, como su cuñado Albert de Mun, por las cuestiones sociales. En este sentido, en 1895 escribió un folleto, Politique Sociale, en el que se inspiró, en particular, en las ideas de Frédéric Le Play. Entre otras cosas, defendió la mejora de las condiciones sociales de los trabajadores a través del contrato de trabajo.

Cuando alcanzó la edad requerida, ingresó al Senado en 1889 por el distrito de Malinas, reemplazando a Arthur de Beughem de Houtem, quien murió. Miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, luego miembro del Comité de Industria y Trabajo, fue elegido presidente del Senado en 1899, cargo que ocupó hasta su prematura muerte en 1903.
 

Por último, Athanase de Broqueville fue hermano del primer ministro belga Charles de Broqueville. Este último, sin ser estrictamente uno de los fundadores, participa activamente, como lo demuestra la extensa correspondencia con Helleputte sobre este tema.


    
Athanase y Charles de Broqueville


El periódico se vendió mal y su existencia siempre fue precaria. Sólo la ayuda voluntaria de Charles de Broqueville, también de su padrastro, el barón Alfred d´Huart.
Nacido el 30 de abril de 1839 en Achêne y fallecido el 10 de abril de 1927 en Bruselas, abogado y político belga. Fue hijo de Édouard d'Huart, yerno de Jules Malou, padre de Albert d'Huart y suegro de Charles de Broqueville y Camille de Briey y unos pocos grandes aristócratas o burgueses que conocían hicieron posible rescatarlo a finales de año. Las relaciones del editor en jefe Fernand Neuray con el duque de Ursel eran a veces tormentosas.


  
Barón Alfred d´Huart



Fernand Neuray

Neuray fue uno de los grandes nombres del periodismo belga de la primera mitad del siglo XX; frecuentaba a Georges Clemenceau. En 1914, fue editor en jefe de este periódico Le Vingtième Siècle y trabajó con el padre Norbert Wallez y luego, en la primavera de 1915, Neuray lanzó en Le Havre una versión en holandés del Vingtième Siècle titulada Het Vaderland (La patria). En marzo de 1918 fundó y dirigió La Nation Belge. Todos sus proyectos editoriales estaban financiados por el Conde Charles de Broqueville, ex Primer Ministro.

Sus crónicas artísticas en La Nation Belge lo siguen cuando trabaja por la "buena vieja Independencia belga", "asumida y rejuvenecida" por su sobrino René Hislaire, quien después de él dirigió La Nation Belge, dice Fernand Demany, en La Chasse aux Canards: memorias del periodismo. En 1934, a su muerte durante un viaje a Grecia le siguió un funeral casi nacional.

De todos modos, hubo mucha tensión entre Fernand Neuray, el Baron Alfred d´Huart y Athanase de Broqueville.

Le Vingtieme Siécle fue un periódico influido por Rerum Novarum,
texto inaugural de la doctrina social de la Iglesia Católica. Inspirada en las reflexiones (especialmente el trabajo de la Unión de Friburgo) y la acción de los "socialcristianos", la encíclica, escrita ante el auge de la cuestión social, condena "la miseria y la pobreza que pesan injustamente en la mayoría de la clase trabajadora tanto como en el “socialismo ateo”. También denuncia los excesos del capitalismo y con ello fomenta el sindicalismo cristiano y el catolicismo social. También el diario se fundaba en el catolicismo social, una corriente de pensamiento que ha estado en el origen de muchísimas creaciones. Su nacimiento en Francia está tradicionalmente ligado a la fundación en 1871 de los "Círculos de Trabajadores Católicos" y la "Unión de Trabajadores Católicos" por Albert de Mun y Maurice Maignen. La expresión "catolicismo social" se adoptó más tarde, hacia 1890, y desde entonces ha abarcado realidades muy diversas. Sin embargo, se puede adoptar la definición dada a las Semanas Sociales de Francia de 1919 en Metz, por Eugène Duthoit: es un movimiento que tiende a dirigir todas las iniciativas privadas, a orientar las leyes, las instituciones, las costumbres, las demandas cívicas hacia una reforma fundamental de la sociedad moderna según los principios cristianos. Todo lo que se ha injertado en esta corriente de pensamiento no se puede enumerar y demasiadas personas pueden ser calificadas de “católicos sociales”, pero las etapas de su historia durante el siglo XIX y el siglo XX revelan una evolución en los enfoques y una gran fecundidad en los logros. Su existencia es anterior a 1871.

En la época de Hergé, la sede central del periódico se situaba en el Boulevard Bischoffsheim número 11, originalmente llamado, hasta 1883, Boulevard de l'Observatoire, importante bulevar de Bruselas. El bulevar conecta Place Surlet de Chokier con Rue Royale. Es parte del pequeño cinturón de Bruselas, creado a partir de 1824 por Jean-Baptiste Vifquain para reemplazar las históricas murallas del siglo XIV destruidas bajo el dominio de Napoleón. Debe su nombre inicial al primer observatorio de Bruselas que se encontraba al otro lado del bulevar y su nombre actual al banquero y político Jonathan-Raphaël Bischoffsheim.



La zona del Boulevar Bisschofheim donde se hallaba la sede del Vingtieme Siecle.


El antiguo observatorio de Bruselas.



El boulevar Bisschofheim, en la época del Vingtieme Siecle, cerca de la sede del diario.

El periódico se imprime en Francia desde agosto de 1914 en Le Havre. Desde la ocupación de Bélgica.





A partir de la semana siguiente, el XXème Siècle se convierte en un semanario que se publica los domingos y se imprime en París. Ya no se indica el nombre del director.

En 1917, el director ya era Fernand Neuray, como muestra el diario bajo el título:




Fernand Neuray ha aparecido como director desde al menos 1914.

El 17 de noviembre de 1918, termina la guerra, sigue siendo un semanario impreso en Francia, pero se anuncia el regreso del diario:






... al día siguiente, el 18 de noviembre de 1918, ¡el diario está de vuelta en Bruselas!




     
   


El nombre del nuevo director apareció en la portada el 5 de diciembre de 1918.
Charles Tytgat, que lanza sus propias crónicas escritas durante la guerra.










DIFERENTES PORTADAS DEL DIARIO DESDE SUS COMIENZOS EN 1895

1895




1896



1897




1898



1899


1911



1915


1917



1918




Además de la sede más conocida en la época en que Hergé trabajaba en el periódico, Boulevard Bisschoffheim, el periódico tuvo varias sedes desde sus inicios como se puede ver bajo el título de las distintas ediciones del periódico desde su fundación y a lo largo de su existencia. Parece que en un principio empezó a publicarse en el número 16 de la rue Montagne aux Herbes Potagère. En 1898 apareció una nueva dirección: 29, rue Lebeau. En 1899 se traslada a la rue de la fourche 42, en 1911 se traslada a Impasse de la Fidelité, 4; Parece que desde la Primera Guerra Mundial la "sede" se ha trasladado a Le Havre, se emite en esta ciudad y en París y solo se publica los domingos. En 1918, se publicó en París, en el número 3 de la Place des deux-Ecus.


En 1924 entra a dirigir el periódico un energético Norbert Wallez, sacerdote diocesano. Nacido en Hacquegnies el 19 de octubre de 1882, es un sacerdote católico y periodista belga.

Estudiante de la Universidad Católica de Lovaina, ordenado sacerdote en 1906, trabajó como profesor de la Escuela Superior Comercial y Consular de Mons, Bélgica. La Primera Guerra Mundial interrumpió su carrera. Enseñó después de la guerra en el seminario menor de Bonne-Espérance y en la Mons Business School. En 1924, por orden del cardenal Mercier, asumió la dirección del diario católico conservador Le Vingtième Siècle, influenciado por Charles Maurras con quien mantuvo una correspondencia constante, como con Léon Daudet.



El cardenal Mercier



El abate Wallez


Wallez y Hergé


1,90 metros de altura, 110 kilos de peso. Antisemita, discípulo del mariscal Foch y admirador de Mussolini, a quien vio durante una estancia en Italia en 1923, simpatiza con las ideas del fascismo italiano e imagina, en un libro publicado el mismo año, una federación entre Bélgica y Renania, idea que defiende ante la Federación Valona de Estudiantes de Lovaina.

Un scout de nombre René Wevebergh intenta convencer al padre Wallez para que contrate para cualquier puesto a un desconocido Hergé.

René Weverbergh (que era librero bajo la bandera de “La Librairie Coloniale”) fue el “Scout-Master” de Saint Boniface mientras acumulaba las funciones de Comisionado de Distrito de Colegios dentro de los “Scouts Católicos Belgas” para la región de Bruselas y el director del “Boy Scout”, la revista oficial de scouts católicos.



René Weverbergh

Así que fue, en cierto modo, René Weverbergh quien fue la primera persona en creer lo suficiente en el talento del joven Georges Remi como para darle una oportunidad y "publicarlo".

Habiendo tenido la oportunidad de apreciar las cualidades gráficas de Georges Remi, lo presentó en 1922 al equipo de ilustradores que produjo "Le Boy-Scout". Firmó su primera ilustración en el número del 1 de mayo de 1922 del “Boy-Scout”, bajo el nombre de G. Remi S.B (S.B. como Saint-Boniface).

Posteriormente, en julio de 1926, Hergé publicó su "primera" tira cómica en "Le Boy-Scout": "Totor, CP des Hannetons". Las aventuras de este antepasado de Tintín se publicarán hasta julio de 1929.

En las páginas del “Boy Scout”, René Weverbergh firmó la sección “El viejo scout”. De ahí su apodo. En 1925, René Weverbergh se convirtió en periodista del periódico católico “Le Vingtième Siècle” y una vez más interpretó a los buenos genios de Hergé. Fue por recomendación suya que el padre Wallez contrató a Georges Remi para el periódico donde ocupó varios puestos subordinados antes de iniciar, tras su servicio militar en 1927, su verdadera carrera como dibujante.



Hasta cierto punto, podemos decir que fue gracias a la exploración que Georges Remi se convirtió en Hergé. De hecho, fueron las publicaciones Scout las que le ofrecieron la posibilidad, mediante la publicación de sus dibujos, de mostrar su talento como dibujante y así darle a conocer. En 1927 Hergé ilustró con 5 viñetas una novela editada por René Weverbergh en las Editions de la Librairie Coloniale: “L'Ame de la Mer” de Pierre Dark (seudónimo de otro compañero scout de Hergé)


Hergé, que ya había publicado sus primeros cómics en Le Boy Scout Belge, llama la atención al abate, aunque primero estará un tiempo a cargo del servicio de suscripciones (trabajo aburrido para Hergé) y más tarde, cuando volvió del servicio militar, de ayudante de fotograbador. Pero Wallez le da una oportunidad de publicar las primeras ilustraciones en el diario y en la revista Votre Vingtieme Madame.

En 1928, Hergé se convirtió en director de un nuevo suplemento para jóvenes llamado Le Petit Vingtième.



Primer número del Petit Vingtieme

Las estanterías que bordean su despacho como director del diario católico Le Vingtième Siècle albergan libros religiosos (un poco) y políticos (mucho). Norbert Wallez siente debilidad por Charles Maurras, un pensador de extrema derecha. En su escritorio, de cara al visitante, una foto de Mussolini. Con esta dedicatoria: "A Norbert Wallez, amigo de Italia y del fascismo". Los conocedores fechan la imagen en 1924, poco después de que el "Duce" llegara al poder.

Es en este sillón donde se sienta el joven Georges Rémi, más conocido con el nombre de Hergé. Tiene sólo 20 años. El abad vio en el periódico a este empleado del servicio de suscripciones que tiene un golpe tremendo ...


Hergé en su mesa de trabajo a final de los años 20.


El primer número salió el jueves 1 de noviembre de 1928. Estaba compuesto por 4 páginas del periódico plegadas.

Hergé, no tiene medios para promover y producir "Le Petit Vingtième". Trabaja en una oficina muy pequeña, ubicada en el primer piso, cerca de una escalera de servicio.

No tiene a nadie que le ayude, no tiene presupuesto y le falta mucho tiempo. De hecho, sigue produciendo numerosos dibujos para ilustrar la vida cotidiana y su suplemento literario “Le Vingtième Siècle artist et Littéraire” (ilustraciones de cuentos, retratos históricos, arquitectura, frisos decorativos, portalámparas, etc.). También diseña para “Le Boy Scout Belge” y continúa dibujando portadas de libros.

El 28 de julio de 1930, el "Petit Vingtième", en vista del éxito alcanzado, había crecido de 8 a 16 páginas con la llegada de 2 nuevos personajes (Quick y Flupke).

Después de ilustrar durante 10 semanas una historia que le aburría, escrita por un editor deportivo de nombre Armand De Smet (La extraordinaria aventura de Flup, Nénesse, Poussette et Cochonnet), Hergé creó, el 10 de enero de 1929, su propio personaje: Tintín, y lo envía, por consejo del padre Wallez (que no llevaba en el corazón a los “bolcheviques”… ni mucho menos), a la tierra de los soviets. ¡Aquí es donde realmente comienza la verdadera aventura del "Petit Vingtième", así como la de Tintin!

EL EQUIPO DEL PETIT VINGTIEME

Paul Jamin alias Jam fue uno de los primeros colaboradores de Hergé, en la época del "Petit Vingtième" y el "Soir Jeunesse".

Nació el 11 de agosto de 1911 en Lieja (Bélgica). Hijo de boticario y profesor de dibujo, estudió en Francia y Bélgica. Boy Scout, diseñador y editor, ficha a Jamin o J. o Jam. Él y Hergé se conocieron en el Institut Saint-Boniface. Dibuja su primer cómic completo en 1930/1931: "Bélgica a través de los tiempos" en el "Boy Scout belga".

Al inicio del “Petit Vingtième” las portadas las hizo Hergé y su primer colaborador fue Évany. Cuando este último tuvo que partir para el ejército, Hergé reclutó a Paul Jamin en marzo de 1930, quien permaneció con él hasta 1936. Durante seis años, su nombre se encuentra en todas partes en las páginas del “Petit Vingtième”: firmó la sección “Qué está pasando”, escribió “La palabra del tío Jo”, y muchos artículos como “El misterio de Tintín”, por no mencionar decenas de ilustraciones de cuentos. También hizo muchas portadas (más de una veintena).

Apareció en muchas fotos y en ocasiones fue caricaturizado por Hergé en Les Exploits of Quick y Flupke.


Paul Jamin en los años 30.

La influencia de Paul Jamin en "Le Petit Vingtième" no debe subestimarse. Demasiados analistas de la época equiparan este encarte destinado a los jóvenes con Hergé, pero no hay que olvidar que fue Jamin quien patrocinó el nacimiento de Quick y Flupke y fue la inspiración para sus innumerables gags. Hay más que decir sobre este tema: al menos un biógrafo de Hergé señala, en conclusión, que es gracias a Jamin que personajes como los Hernández y Fernández no desaparecieran de las aventuras de Tintin. Hergé quería eliminarlos, pero Jamin pudo convencerlo de que no lo hiciera.

En 1936, Jamin decidió dejar Le Petit Vingtième para seguir a Léon Degrelle. Se convirtió en ilustrador y dibujante del órgano de prensa del partido rexista: "Le Pays Réel".

Buen alumno del Abbé Wallez, Jamin no fue inmune al encanto de las ideas del Nuevo Orden. No es de extrañar, entonces, que en 1936 abandonara “Le Petit Vingtième” para unirse a “Le Pays Réel”, el diario de combate de Rex y su extravagante líder, Léon Degrelle. Jamin y Degrelle se hicieron amigos de por vida. Jamin publicó una serie de caricaturas en “Le Pays Réel” bajo el seudónimo de “Jam”.

Tenga en cuenta que Rex, en ese momento, era un movimiento político joven todavía muy cercano al ala derecha del “pilar católico” y la Acción Católica. Fue solo cuando el cardenal Van Roey sintió que era un pecado votar por las listas de Rex que el movimiento cayó en la marginalidad (“Está tratando de enfadarme”, dijo Degrelle).

Pero Jamin siempre se ha mantenido fiel a Degrelle. Incluso cuando este último se acercó al ocupante alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Jamin pertenecía a los círculos del Nuevo Orden que seguían siendo "belgas". Jamin creía, como el rey Leopoldo III y su séquito en otros lugares, que la salvación podía venir de una nueva Europa bajo el dominio alemán. A los ojos de Jamin, era necesario intentar sacarle el máximo partido a esta situación. "Jam" no se contentó solo con "Real Country", sino que también dibujó sus mordaces caricaturas para "Le Soir" (entonces bajo control alemán), para "Le Nouveau Journal" (de Robert Poulet) y para "Brüsseler Zeitung". No se puede enfatizar lo suficiente que los colaboradores del "New Journal" de Poulet estaban convencidos de que estaban defendiendo una "política de acomodación" con los nacionalsocialistas, con la aprobación del Palacio de Laeken.

Fue en el diario Le Soir, entonces bajo el control del ocupante alemán, donde encontró a Hergé en 1940 para la producción de “Soir Jeunesse”. Jamin escribió, entre otros, editoriales bajo el nombre de “Monsieur Triple Sec” y artículos bajo el nombre de Alfred Gérard.

Durante el período de ocupación también produjo numerosas caricaturas políticas en la portada del diario "Le Soir".

Después de que las tropas británicas entraran en Bruselas en septiembre de 1944, Jamin fue arrestado y condenado a muerte. Escapó del pelotón de fusilamiento pero no fue liberado hasta 1952. Reanudó su carrera como dibujante bajo el seudónimo de "Alidor" en las columnas del periódico satírico "Pan". Las figuras políticas Achiel Van Acker, Paul-Henri Spaak, Théo Lefebvre y Gaston Eyskens fueron los principales jefes de los turcos. “Alidor” también realizó diseños para “Standaard”, “De Vlaamse Linie” y “Trends”.

EVANY fue el otro importante colaborador de Hergé en estos primeros tiempos.

De nombre real Eugéne Van Nijverseel,
fue el primer ayudante de Hergé. Trabajó con el creador de Tintin entre 1929 y 1931, entintando las entregas de 'Tintin en el Congo' y los gags 'Quick et Flupke' que aparecieron en Le Petit Vingtième. También ilustró varias portadas para este suplemento de Le Vingtiéme Siècle. También se hizo cargo del personaje de 'Totor' en Le Boy Scout Belge y creó una nueva serie de gags de febrero a julio de 1930.

Mientras cumplía su servicio militar en 1931, Evany creó su propia tira de corta duración 'Zim et Boum' para la revista infantil católica Petits Belges y su parte flamenca Zonneland. Continuó haciendo páginas de historias ilustradas clásicas para las revistas hasta 1937. Bonne Presse-Averbode publicó un libro 'Zim et Boum' en 1937.


Hergé en compañía del editor en jefe André Fernez, su secretario Marcel Dehaye y su primer asistente Eugène van Nijverseel alias Evany.

Cuando se lanzó la revista Tintin en 1946, Evany se convirtió en director del Studio Lombard, el estudio de arte que proporcionó las ilustraciones editoriales. Los artistas que trabajaron bajo su dirección fueron Tibet, Craenhals, Funcken y Macherot. También fue responsable de los diseños. Van Nijverseel también fue pintor.

Entretanto, Wallez fue informado de una caída en ventas del periódico, con una circulación en picado. El hombre de Iglesia ve dos remedios para reponer las arcas: doblar a la derecha toda la línea editorial del periódico y multiplicar los suplementos. El lunes es femenino. Los domingos, artes y entretenimiento. Y el jueves es el Día del Niño: nace Le Petit Vingtième.

Después de un año de prueba dentro del suplemento juvenil, Wallez convocó a Hergé una noche de diciembre de 1928. Con especificaciones precisas para que el suplemento despegara, dice Germaine Kieckens, quien entonces era solo la secretaria enamorada del abad: "Lo empujó a crear una historia en torno a un adolescente y un perro, con un espíritu misionero, virtuoso y católico, en el que no necesitaba insistir tan grande era su influencia sobre el dibujante. En cierto modo, el inventor de Tintín, en el sentido de catalizador de la energía creativa, no es ni Benjamin Rabier (pionero del cómic europeo), ni Georges Remi, sino Norbert Wallez.

Cuando Jamin desapareció de sus colaboraciones con Hergé, otro dibujante entra en escena sustituyéndole y colaborando con Remi: se llamaba Jean Vermeire,
ilustrador belga, corresponsal de guerra y colaborador nazi durante la Segunda Guerra Mundial. A pesar de su dudosa trayectoria durante y después de la guerra, tuvo un papel modesto en la próxima cultura del cómic belga como el dibujante detrás de la firma Jiv. Dibujó 'Les Aventures de Mr. Ding' (1936) para Le Petit Vingtième y 'Les Aventures de Mr. Bob' (1940-1941) para Le Pays Réel.

Nacido en 1918, fue uno de los ilustradores de Le Petit Vingtième. Se convirtió en parte del equipo editorial de Hergé después de que Paul Jamin (Jam) se fuera en 1936. Jiv fue responsable de un gran número de ilustraciones, y también de una historieta de pantomima llamada 'Les Aventures de M. Ding' (1936). Durante este período, se hizo amigo de Léon Degrelle, quien fue uno de los periodistas de la revista y fundador del Movimiento Rexista Católico-Fascista de Bélgica en 1935.

Durante la ocupación nazi en Bélgica (1940-1944), Vermeire trabajó como periodista y corresponsal de guerra para el periódico rexista Le Pays Réel. Fue responsable de artículos e informes militantes, y también supervisó el suplemento juvenil semanal del periódico Le Magazine. Además, Jiv fue responsable de una de las dos series de cómics del periódico. 'Les Aventures de Bob' (noviembre de 1940-marzo de 1941) trataba sobre un detective que tenía que resolver el asesinato de un tal Dr. Erskin. Durante su investigación, los dos asesinos intentaron repetidamente matar a Bob también, sin éxito. La otra tira cómica fue 'Boulou et l'Aventure', que fue firmada por Tiboir y Badour. Vermeire se unió más tarde a la colaboracionista Legión Valona, ​​que sirvió en el Frente Oriental. Vermeire subió de rango a capitán. A su regreso a Bélgica, comenzó una asociación con las SS. Degrelle lo envió a Berlín como embajador rexista durante el último año de guerra. Vermeire también supervisó la asociación de propaganda Deutsch-Wallonische Arbeitsgemeinschaft (Comunidad de trabajo alemán-valona). Fue condenado a muerte pero le soltaron en 1951, muriendo finalmente en 2009.



Viñeta de Jiv.



Jean Vermeire



Germaine en el Vingtieme Siecle.


¿Quién le pidió a Hergé en 1928 que dibujara un personaje con un perrito en el periódico? El padre Wallez. Quién le pidió que creara sus propias historias en Le Petit Vingtième y enviara su personaje en 'bolchevique'?. Y para toda la documentación, desliza en manos de su protegido el libro "Moscú sin Velos" de un ex diplomático belga que regresó disgustado de la tierra de los soviéticos. "Basándome en él, estaba sinceramente convencido de ir por el buen camino", defendió el dibujante en la década de 1970. Se insiste en el control que ejerce el abad sobre su joven colaborador, de 25 años.

Conservador en sus ideas, el padre Wallez tiene todo lo de vanguardia en marketing. Fue él quien organizó en 1930 el regreso triunfal de un verdadero-falso Tintín, a recomendación de Charles Lesne, que en ese momento se presentaba como miembro de la redacción, en la Gare du Nord, en Bruselas. Un niño rubio, una olla de gomina, botas rojas, un traje vagamente ruso, un viaje de ida y vuelta Bruselas-Colonia (para fingir llegar de Moscú) y listo. El gran entusiasmo del público - varios miles de personas reunidas para ver al impostor - refuerza al empresario de la sotana en su convicción de que Tintín tiene un gran futuro. Todo lo contrario a Hergé, que lo ve solo como una fantasía agradable que lo ocupa antes de que despegue su agencia de publicidad.



Hergé entre la multitud también esperaba a su héroe de carne y hueso la llegada del pais de los Soviets. Año 1930.
 
Wallez lanzó inmediatamente una suscripción en su periódico, prometiendo álbumes autografiados a los primeros participantes. Los 10.000 ejemplares, una tirada considerable para la época, se agotaron en pocos días. Oficialmente, las ediciones Vingtième Siècle imprimieron el álbum. En realidad, Wallez, que cobra las suscripciones en su cuenta bancaria personal, ha subcontratado el negocio a una imprenta especializada, la de su periódico calibrado solo para periódicos en formato XXL. ¿Abusivo? Propuso a Hergé una distribución al 50% de los derechos de autor, y el joven no se movió, incluso agradeciendo al abad en una dedicatoria por haber llevado al reportero a la bocanada "en la pila bautismal".

"Puede que haya tenido en cuenta que cuando un empleado crea algo, su creación pertenece a su empresa", sugiere Jean-Claude Jouret, especialista legal en un merchandising tartamudo en ese momento. "Wallez había logrado reposicionar la serie en periódicos de Francia, Portugal, etc. Casi se había convertido en su agente". Cuando Tintín regresa del Congo, presiona para ofrecer un objeto de arte congoleño a los primeros 500 compradores del álbum en el quiosco de la Gare du Nord, en Bruselas, donde Tintín hace su regreso triunfal por segunda vez. 

Sin embargo, las intervenciones de escritura de guiones se limitan al mínimo estricto. Es cierto que tenemos el rastro directo de un comentario sobre Tintín en la tierra de los soviets, donde Wallez lamentó que Tintín perdiera el tiempo ante la adversidad: "Un héroe nunca huye". También sentimos su influencia en el homenaje a los misioneros de Tintin en el Congo. E incluso en el episodio americano, más neutral, la crítica al capitalismo y la mecanización también viene del abad mientras que lo único que quería Hergé era dibujar indios.

"Pero no estaba por encima del hombro de Hergé para recordarle cada dos páginas la presencia benévola del Señor. Comprendió que lo que funcionaba con los niños era el aventuras, gags, esta forma moderna de contar historias que todavía no llamábamos cómics, si Tintín fuera sólo el reflejo de la ideología de los años 30, no volvería a leerse en todo el mundo hoy.

El padre Wallez interpreta brillantemente a agentes literarios, pero también, más inesperadamente, a agentes matrimoniales. El hombre de Iglesia había decretado a principios de la década de 1930 que todos los colaboradores del periódico debían estar casados, y que los últimos célibes debían comportarse mejor: o encontraban un alma gemela en el periódico, o tomar la puerta.

Para René Verhaegen, será la puerta (pero una victoria en el tribunal industrial años después). Para Hergé, será el anillo en su dedo ... después de años de cortejo, y la orden del Abad para que su secretaria cumpla. "Fue el abad quien sugirió todo esto", confió Germaine Kieckens.

Ella fue la secretaria del abad, la primera esposa de Hergé, con quien estuvo casado desde 1932 a 1977. Se conocieron mientras ella trabajaba como secretaria para el abad Norbert Wallez.


En el momento de su nacimiento, los padres de Germaine eran relativamente mayores, y después de haber perdido un hijo antes eran particularmente sobre protectora con ella. Una pelirroja se describe como "elegante y popular", obtuvo trabajo como secretaria de Norbert Wallez. Admirando enormemente a su jefe, con quien se alzó como una figura paterna, ella adoptó sus fascistas creencias políticas. Fue en las oficinas del periódico que conoció Hergé, que estaba trabajando allí como ilustrador, en 1928.


Boda de Hergé y Germaine en 1932

 Kieckens fue nombrada directora de Votre Vingtième Madame, un suplemento para las mujeres para las que Hergé dibujó la cubierta muchas veces. También comenzó a escribir artículos para Le Petit Vingtième utilizando el seudónimo Tantine.



El suplemento que dirigía Germaine.

En 1929, por recomendación del obispo Louis Picard, capellán general de la acción católica de la juventud belga, el padre Wallez contrata al joven Léon Degrelle. Tras las polémicas que mantenía a través del periódico, Wallez fue despedido en 1933 por el cardenal Van Roey, que se desempeñó como arzobispo de Mechelen desde 1926 hasta su muerte, y fue elevado al cardenalato en 1927. Fue una figura importante en la resistencia católica al nazismo en Bélgica. Debido a sus convicciones fascistas, Wallez fue nombrado profesor de religión en la Escuela Media de Tournai. Luego, a petición suya, está a cargo de la pequeña parroquia de Aulne-Gozée.


Cardenal Van Roey

En 1930, Hergé  acompañaba a su casa a Germaine casi todas las noches, aunque expresó poco interés romántico en él en ese momento. En cambio, deseaba un hombre mayor o más maduro, como el propio abad. Wallez no obstante, anima a los dos para entrar en una relación, y una noche en el Taverne du Palace indicó a Hergé que estaría interesado en una relación. Wallez animó a sus empleados individuales a que se casen, y un día él les ordenó a todos encontrar un cónyuge. Tras la publicación del Pais de los Soviets, los primeros 500 ejemplares fueron numerados y firmados por Hergé mediante la firma de Tintín, Germaine firmaba como Milú.

La pareja, que nunca tuvo hijos, vivía aparentemente feliz hasta principios de los años cincuenta. Mucho se ha especulado sobre los problemas de convivencia, incluso se ha llegado a decir (sin mucho fundamento, todo sea dicho) que los personajes de Peggy (esposa del general Alcázar) o la propia Castafiore evocan, en cierta manera, comportamientos de Germaine desde la perspectiva de Hergé.

La convivencia del matrimonio fue deteriorándose de tal manera que, acuciado Hergé por varios episodios de crisis nerviosas, en los que se alega como causa un exceso de dedicación al trabajo, el matrimonio inicia una crisis final a partir de 1958 que desemboca en una ruptura definitiva en 1960. Esta ruptura es propiciada por el romance secreto que Georges mantenía desde 1956 con la atractiva Fanny Vlamynck, una joven colorista de los Estudios Hergé, que había sido contratada unos meses antes.

El noviazgo con Germaine duró cuatro años y su proceso de divorcio diecisiete, lo obtuvo en 1975. Aunque en este período de tiempo mantuvieron una cordial convivencia. De hecho, continuaron compartiendo su casa de campo en Céroux-Mousty durante los fines de semana. Germaine fallece con 89 años en octubre de 1995, sin llegar a comprender cómo Tintín había llegado a convertirse en un mito del cómic, a pesar de reconocer el talento de Hergé y de que su apoyo hacia su trabajo siempre fue incondicional (como última curiosidad, hay que atribuirle a ella la idea del nombre de Haddock). 

El abad todopoderoso cae de su pedestal un año después de casarse los Rémis. El Departamento de Obras Públicas lo tiene crucificado por su cruzada contra la construcción de un canal. Ahogarse en el escándalo, enviamos al abad en prejubilación para que se encargue de la reparación de una ruina. Una de las tres únicas abadías cistercienses en Bélgica.

De inmediato, Hergé amenazó con irse y exigió un aumento de sueldo en represalia. Esto último subraya el sentido de reconocimiento de Hergé, quien se mostró satisfecho con un salario reducido para el puesto de dibujante estrella del periódico durante años. Pese a esta lealtad, el cordón se acaba aflojando un poco entre el aprendiz y el maestro: Hergé consigue recuperar los derechos de sus álbumes. No sin que el abad hubiera intentado, como una buena babosa, raspar 1.000 álbumes a un ritmo preferencial de Casterman, el nuevo editor. La maniobra, no muy católica, falla.

Aunque ya no sea un editor o guionista no oficial, el padre Wallez no pierde el interés por Tintín, que da un giro humanista con El loto azul y la influencia de Tchang, el joven estudiante chino, que sensibiliza al autor a los horrores de la ocupación japonesa. Durante un tiempo, tiene a los Rémis en su mesa todas las semanas. También está otro de sus protegidos, Léon Degrelle, que será el campeón de la colaboración made in Belgium. Georges y Germaine continuarán visitándolo en la abadía de Aulne, durante sus vacaciones, incluso durante la guerra, cuando el abad abraza la colaboración sin maquillaje. Hergé se encontrará allí con un oficial nazi encargado de la propaganda en Bélgica, que le dejará una excelente impresión. Tanto es así que circulaba en la región el persistente rumor de la visita de Mussolini al abad en 1943.

Condenado a cinco años de prisión por "delito de propaganda" en la Liberación, acosado, privado de sus derechos cívicos, Norbert Wallez lo hace huir. Excepto Rémi, que llegará a alojar al infrecuente abad cuando salga de la cárcel, enfermo. En una de sus últimas cartas, el hombre de Iglesia, roto, firmará "su viejo padrino" en la dirección de una pareja que formó y que será destrozada pocos años después de su muerte, en 1952.

Detenido en septiembre de 1944 por colaboración, fue encarcelado en Charleroi, luego, siguiendo una primera instrucción, enviado bajo arresto domiciliario en la abadía de Soleilmont. En junio de 1947, el Consejo de Guerra lo condenó a cuatro años de prisión, una multa de 200.000 francos y la destitución de sus títulos, rangos, funciones y cargos públicos. La sentencia se amplió incluso a cinco años, por sentencia del Tribunal Militar de marzo de 1948. Traslado a la prisión de Namur, luego a la de Saint-Gilles, fue recibido por las Hermanas de la Caridad de Gante en uno de sus establecimientos ubicado cerca de Namur, donde murió el 24 de septiembre de 1952.

Fue él quien contrató a Georges Remi, que aún no era Hergé, luego en 1927 le confió la dirección del suplemento juvenil Le Petit Vingtième, y le hizo crear el personaje de Tintín.

Tras la destitución de Wallez, William Ugeux, que se convertiría en una figura importante de la resistencia durante la Segunda Guerra Mundial, fue puesto al frente del periódico. Siguió siendo su editor hasta 1940.




William Ugeux, director del Vingtieme Siecle después del abad Wallez.

Ese mismo año, la invasión alemana de Bélgica entierra a este histórico periódico, cuna del nacimiento de uno de los más grandes personajes del cómic mundial.

Este sitio web fue creado de forma gratuita con PaginaWebGratis.es. ¿Quieres también tu sitio web propio?
Registrarse gratis